AYUDAS PARA INFORME DE EVALUACIÓN DEL EDIFICIO EN VALENCIA

El Informe de Evaluación de Edificios (IEE) sustituye a la anterior Inspección Técnica de Edificios (ITE) como documento técnico que analiza la situación de un inmueble.

Actualmente la Generalitat Valenciana ha convocado ayudas económicas para comunidades de propietarios que necesiten este documento pero, ¿sabes qué es?

¿QUÉ ES EL INFORME DE EVALUACIÓN DE EDIFICIOS IEE?

El IEE es un documento técnico relativo a un edificio, con el objetivo de favorecer la conservación y rehabilitación de los edificios residenciales, la regeneración y renovación de los tejidos urbanos. En él se recoge información acerca de diferentes aspectos:

  1. Estado general de conservación. Analiza los elementos estructurales y constructivos aconsejando las soluciones de reparación o mantenimiento que sean necesarias.
  2. Grado de accesibilidad. Estudio del cumplimiento de la normativa de accesibilidad universal, así como las medidas a tomar para mejorar dicho aspecto.
  3. Certificación energética. Con el contenido y mediante el procedimiento establecido para la misma por la normativa vigente.

informe-de-evaluacion

¿ES OBLIGATORIO TENER EL IEE?

En la Comunidad Valenciana, el IEE es obligatorio en los siguientes supuestos:

  • Edificio de más de 50 años.
  • Edificio cuyos titulares quieran pedir una ayuda o subvención para la rehabilitación o realizar obras para mejorar la accesibilidad del edificio.
  • En edificios catalogados, y en todos los que determine la normativa.

El IEE lo deben gestionar los titulares de edificios, bien sean particulares o comunidades de propietarios y debe ser renovado con una periodicidad de 10 años.

¿QUIÉN PUEDE REDACTAR UN IEE?

De acuerdo a la Ley 38/99, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, debe ser un profesional competente en materia de edificación residencial, siendo el Arquitecto el técnico competente en este ámbito.

¿BENEFICIOS DE REALIZARLO?

Es muy interesante ya que en la inspección se pueden observar posibles lesiones o deterioros de la edificación que los propietarios no suelen notar por desconocimiento. Gracias a esta inspección se realizan labores de mantenimiento y rehabilitación que generan mayor confort y darán mayor seguridad a la vivienda.

Los inmuebles con un IEE en vigor tienen un mayor valor en el mercado inmobiliario ya que este procedimiento garantiza la buena conservación del edificio.

Además si se incumple la normativa y no se realiza la inspección puede recaer sobre la comunidad de vecinos una cuantiosa multa.

informe

Desde ADARCH Arquitectura podemos gestionar el IEE de tu vivienda o edificio con todas las garantías, acompañándote en la gestión de las ayudas públicas que existan en cada momento.

Contacta en el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo cuanto antes.

 

El escudo de los Arquitectos

El primer lunes de octubre de cada año se celebra el Día Mundial de la Arquitectura. Este año con el lema “Diseñar un futuro mejor” que ha propuesto la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) para el 3 de Octubre de 2016.wad2016_logo_en

Frente al cada vez mayor número de desafíos mundiales, el papel de la arquitectura, del urbanismo y de la concepción arquitectónica es cada vez más decisivo en la construcción de un futuro mejor.

Por esta razón quiero recordar el significado del Escudo que representa a la profesión del Arquitecto, recordando palabras del profesor Fernando Aranda Navarro, que a tantos alumnos ha inspirado desde su asignatura en primer curso de Arquitectura en la UPV.

“Esta era una duda que tenía hace tiempo, la única cosa que casi con seguridad he sabido es la más fácil, que la corona, es la que la Casa Real da a las instituciones que reconoce como Reales, y puesto que en Valencia, la ETSA sale de la Real Academia de San Carlos, la tiene asignada.

Aunque encontré al respecto este fantástico texto que aquí reescribo:

Suele citarse al heraldista Avilés para señalar que en este blasón no debe haber nada superfluo, que nada de lo representado debe de carecer de significado; y en él vemos: un emblema circular delimitado por una guirnalda de hojas, la mitad izquierda de roble y la mitad derecha de laurel, rematada por una corona, y, en el interior, un compás abierto sobre una rosa.

La corona que ciñe la composición, en lo más alto, representa la superación, es el signo visible de un logro, en nuestro caso el aprendizaje de la arquitectura, y de su cumplimiento perfecto y definitivo, como se corona el peón que llega al final del tablero y se convierte en dama. Ser coronado es signo de la dignidad y el honor que debe acompañar a la profesión de arquitecto, en cuyo propio ejercicio radica su principal recompensa.

Las guirnaldas, de hojas perennes, enfatizan estos méritos. El cerco de hojas de roble recuerda la dureza del proceso de adquisición de los conocimientos, la fuerza, la resistencia y la constancia, que caracterizarán ya para siempre, el linaje de la arquitectura. Las hojas de laurel premian y glorifican el éxito de una profesión liberal.

Ambas coronas contienen los dos símbolos peculiares de la arquitectura: el compás y la rosa.
Desde que el compás fuera inventado por alguno de los sobrinos de Dédalo, se muestra abierto, como alegoría de la geometría, de la arquitectura y de la equidad. Se relaciona por su forma con la letra A, signo del principio de todas las cosas, y es la representación simbólica del poder de medir, de la producción técnica y del acto de la creación. La creación se entiende filosóficamente, en un primer sentido como producción humana de algo a partir de una realidad preexistente, de tal forma que lo producido no se halle necesariamente en tal realidad: creación, en vez de plasmación o transformación. Este es el sentido que se da usualmente a la producción humana de bienes culturales y muy en particular a la producción o creación artística, en relación dialéctica con la noción de creación extrahumana.

Finalmente, la rosa, tal vez lo único que nos diferencie de otras profesiones, es una flor efímera, y bella por excelencia, que se ha utilizado frecuentemente como símbolo de la perennidad del arte frente a las glorias pasajeras del mundo. El rojo cálido de la rosa corresponde a procesos vivificadores de asimilación, actividad e intensidad, es el color de la sangre, del fuego, del sufrimiento, de la sublimación de la pasión y del amor. Una señal roja, con espinas, nos advierte que la creación arquitectónica es también cosa de los sentidos vivos y ardientes. En resumen, la rosa significa la belleza, la belleza que llueve en pétalos, la belleza que sujeta el mundo y mueve las cosas, esa misma belleza que intentamos encontrar con nuestro trabajo artístico y técnico.”

wad2016_en

¡ FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA ARQUITECTURA !

Cómo empezar un Proyecto de Arquitectura

 

¿Cómo empezar un nuevo proyecto? ¿Dónde  hago la primera línea en ese papel blanco? Siempre es difícil empezar algo nuevo. ¿Dónde pongo la entrada? ¿Es mejor la sala de reuniones arriba o abajo? 1000 preguntas vienen a la cabeza y es necesario poner algo de orden para poder llegar a una solución.

El arquitecto Frank Gehry, autor entre otros del museo Guggenheim de Bilbao, nos decía estas palabras en su documental “Sketches” hace unos años:

Personalmente creo que el proyecto debe nacer del análisis, del estudio de las necesidades de la gente, de la historia del lugar donde será construido, de las inquietudes sociales y sus demandas para poder ofrecer una solución que llene el vacío que hay en todos los sentidos.

¿Por dónde empezar?

Es extremadamente fácil concebir grandes edificios cuando no nos imponen limitaciones, lo realmente difícil es hacer esto mismo cuando los límites están tan cerca que nos impiden ver nada más. El escenario ideal para un proyecto es una parcela de gran tamaño, con buena orientación para luz y ventilación, mejores vistas y, por supuesto, sin límite de presupuesto. A continuación empezamos a trazar lineas, bocetos, ideas sobre un papel intentando crear nuevas tendencias en arquitectura. Esta utópica escena, habitual en las escuelas de arquitectura, desaparece por completo al enfrentarnos al mundo real.

Las limitaciones son vistas como algo negativo, nos impiden dejarnos llevar pero deben ser vistas como una ayuda, nos enseñan el camino que no debemos seguir para que sea más fácil encontrar el correcto.

Todos los proyectos nacen con limitaciones: de espacio, de presupuesto, de normativa, de necesidades concretas, de circunstancias personales, sociales, etc. La tarea del buen arquitecto consiste en dar solución a las necesidades del proyecto teniendo en cuenta todas estas limitaciones. Entiendo que el principal objetivo de nuestro trabajo consiste en crear una arquitectura real, aquella que se ajuste lo mejor posible al presupuesto y que al mismo tiempo cubra las necesidades que hemos analizado.

shutterstock_170670938

Históricamente se le atribuye a Galileo la frase “dadme un punto de apoyo y moveré el mundo”. En arquitectura ese punto de apoyo, es el tiempo. Podemos saltar toda clase de obstáculos, podemos hacer proyectos con poco presupuesto, en lugares inverosímiles, sin apenas espacio, pero no es posible hacer un buen proyecto sin tiempo. El tiempo es el ingrediente que permite abordar sistemáticamente un problema hasta encontrar el modo de superarlo.

Consejos.

Por lo tanto, empieza por tener una parcela ajustada a las necesidades de tu programa. De nada vale tener una parcela de 5.000 metros cuadrados si únicamente quieres hacer una vivienda unifamiliar. Ajusta la escala de tu edificio al entorno, analiza las alturas de las edificaciones que rodean tu parcela y decide si debes alcanzarlas, superarlas o dejar el ego a un lado y hacer un edificio modesto que no destaque por su tamaño sino por tu calidad. Recuerda: Los mejores perfumes se venden en los frascos más pequeños.

Una vez tengas claro el lugar mi consejo es continuar por un sistema estructural claro, una modulación que regule el edificio del mismo modo que un panal de abejas y más adelante se ajustará y se hará flexible para poder introducir en este sistema el programa que hayas necesitado, pero siempre tomando como base la malla estructural.

A partir de ese punto se trata de ir jugando con el programa a modo de piezas de un puzzle, ajustándolas, viendo cuáles deben estar en contacto entre si y cuáles deben estar separadas por ser usos incompatibles. Ayúdate con diagramas arquitectónicos, un pequeño esquema en el que dibujes las necesidades a modo de circulos con su tamaño aproximado y uniendo con lineas aquellos que deban estar juntos en el edificio final, esto ayuda a hacer una idea mental del conjunto.

jj_dash_concept1mainhouse

Como consejo final, aunque no debería ser necesario decirlo, he de insistir en que se debe empezar el proyecto a lápiz. Un ordenador nunca podrá superar la delicadeza del trazo de un lápiz sobre un papel a la hora de crear espacios. Aquellos que empiezan a proyectar directamente con software CAD obtienen edificios sin alma, cuadriculados y vacios. La mano del diseñador es mucho más flexible que un programa informático para hacer líneas.

¿Alguna opinión?

El Mercado en la historia

En su versión tradicional, el mercado es el espacio público donde los mercaderes llevan sus productos y los clientes van a adquirirlos.

Los romanos llamaban al comercio mercatus, vocablo derivado del verbo mercari ‘comprar’, registrado en castellano con su forma actual desde la primera mitad del siglo XIII. El origen más remoto que se ha podido rastrear del vocablo latino mercatus es la raíz merk-, empleada por los etruscos para formar palabras relativas al comercio. Se relaciona con Mercurio, Dios del Comercio

Hoy en día el mercado cumple dos funciones, la primordial sigue siendo el abastecimiento de alimentos y productos pero la segunda tiene cada vez más peso, el de ser un punto de encuentro para los ciudadanos, un núcleo en el barrio o población lleno de movimiento.

Los mercados municipales en la mayoría de ciudades son resultado de una tradición histórica de siglos que ha ido evolucionando desde las plazas extramuros donde se celebraban ferias e intercambios hasta la consolidación de espacios comerciales como tal gestionados por la administración pública. Esta medida impulsada desde mediados desde finales del siglo XVIII se desarrolla a lo largo del siglo XIX convirtiendo dichos espacios en equipamientos municipales. Cuestiones higiénicas, de regulación y urbanísticas fueron extendiendo por las principales ciudades españolas un buen número de estructuras que en su momento representaban los últimos avances tecnológicos en construcción.

En las últimas décadas los mercados municipales han ido entrando en ciclos de decadencia que en ocasiones han provocado su desaparición. Actualmente un buen número de mercados está experimentando formulas de regeneración que van desde la formula mixta de instalar supermercados que complementen la oferta del mercado hasta la transformación en espacios comerciales orientados al turismo, denominados mercados-gourmet.

El concepto de mercado municipal se superpone al concepto de ciudad compacta que frente a la ciudad difusa garantiza mejores economías de escala urbanas en términos de sostenibilidad. A mayor densidad mayor variedad comercial, calidad y oferta. Cuanta más actividad, mayor atracción de gente que circula por la calle y por lo tanto mayor seguridad.

Los mercados contribuyen a la vitalidad de un barrio en diversas formas. El comercio de proximidad que se ubica en los mercados y en sus alrededores dota de centralidad a los barrios, genera interacción social en el nivel vecinal y aporta actividad en el espacio público.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.